Botijos y el verano: sistema ecológico para enfriar agua

 En Alfarería

Los botijos son un elemento clásico de la cultura de España. Están disponibles en una gran cantidad de colores y formas, y esta disponibilidad dependerá de las características que tiene la arcilla en cada rincón, así como de la habilidad del artesano. 

El conocimiento para crear botijos viene desde antaño: los nuevos artesanos siguen construyendo de la misma manera que sus antepasados, y la razón de ello es que la información ha ido pasando de generación en generación.

Aquí conocerás todo sobre este curioso recipiente.

¿Qué es un botijo?

Un botijo es un tipo de vasija que se ha diseñado en barro. Es de composición porosa, su base es redondo para darle estabilidad, y tiene bastante capacidad para que le quepa bastante cantidad de líquido.

En cuanto a su estructura, por parte superior tenemos un asa y 2 hendiduras. El asa sirve para llevar el botijo y para agarrarlo mientras se rellena. De esos dos orificios, por uno de ellos se bebe, y por el otro se rellena.

Los botijos se emplean para enfriar el agua, para lograr que se mantenga fresca, incluso con la llegada de las altas temperaturas del verano.

¿Cómo funciona un botijo para enfriar el agua?

Seguro que alguna vez has escuchado el dicho de eres más simple que el mecanismo de un botijo. Y es que no tiene ningún misterio… pero, aun así, estas vasijas pueden enfriar el agua y logran que se mantenga fresca hasta cuando sube mucho la temperatura.

Este comportamiento es posible debido a la naturaleza porosa de la arcilla. Cuando se introduce el agua en el interior, esta se va introduciendo de forma progresiva en los poros de la arcilla. Cuando el líquido está en contacto con el aire seco que habrá en verano, una parte de esa cantidad de agua se evaporará, y esto es lo que crea el efecto de enfriamiento (a un ritmo de 500 calorías por g de agua que se haya evaporado).

Digamos que la manera de funcionar de un botijo es bastante similar a la de nuestro cuerpo: para enfriarnos, nuestro organismo suda en verano. El botijo hace lo mismo: suda para evacuar el calor, logrando que el interior se mantenga fresco.

¿Cómo se usa un botijo?

Los botijos son muy fáciles de utilizar:

  1. Cogemos el botijo con una sola mano, agarrándolo del asa. 
  2. Con la otra mano agarramos la base.
  3. Levanta el botijo por encima de tu cabeza mientras te inclinas hacia atrás. Debes asegurarte de que el agujero para beber, el pitorro, apunte hacia a tu boca. Mantenlo a una distancia de unos 5 cm.
  4. Inclínalo un poco para que salga el chorro de agua. Cuando quieras que deje de salir, vuelve a la posición anterior.

Algunos consejos para empezar a usar un botijo

  • Eliminar el sabor a barro: Para eliminar ese característico sabor a barro que tiene el botijo nada más comprarlo no hace falta que usemos ningún producto especial, o que le agreguemos licor como hacen algunos. En lugar de eso, tendremos que llenarlo de agua durante los primeros días y cambiarla con frecuencia.
  • Plato: Es importante colocar el botijo sobre un plato para evitar que el agua que no llegue a evaporarse no termine mojando el suelo.
  • El botijo, siempre lleno: Si no quieres que el sabor a barro vuelva a invadir el agua, debes asegurarte de que el botijo esté siempre lleno. Si se queda algunas semanas sin llenarse, volverá a tener el mismo sabor.

Ahora ya sabes cómo puede ayudarte un botijo a enfriar el agua en verano.

Recent Posts
Contactar

Déjenos sus dudas y le en breve le contactamos.

¿No se lee correctamente? Cambiar caracteres captcha txt
0
WHATSAPP 642464651