En Plantas

Las plantas son uno de los elementos decorativos más interesantes por las muchas ventajas que aportan, pero es importante conocer las particularidades de cada una de ellas para sacarles el máximo partido y conseguir que crezcan sanas y fuertes, de manera que en esta ocasión vamos a hablar de cuáles son las mejores macetas para cactus, teniendo en cuenta las características de los cactus y suculentas y algunos consejos muy útiles que os van a venir muy bien.

Las características de los cactus y suculentas

Cada vez son más las personas que decoran su casa con cactus y suculentas pero, ¿qué son exactamente estas plantas?

Es importante partir de la base que los cactus son un tipo de planta que forma parte del grupo de suculentas.

Para entenderlo mejor, las suculentas son aquellas plantas que tienen capacidad para almacenar agua ya sea en sus tallos, en sus hojas o en ambos, la cual van utilizando conforme la van necesitando, lo que las hacen muy resistentes a las sequías, e ideales para utilizar en decoración si no queremos plantas complicadas o que requieran de nuestra atención más de la cuenta.

Los cactus son plantas muy características y que se presentan con colores, diseños y formas verdaderamente sorprendentes y variadas, con lo cual se pueden crear combinaciones ideales para una decoración de nuestro hogar de forma original y muy satisfactoria.

Además de no requerir apenas riego, lo cierto es que estas plantas rara vez requieren de atención más allá de pequeños detalles como la maceta en la que la plantamos, limpiar algunos restos que se puedan generar y controlar los niveles de luz, sol, humedad y agua para que crezcan sanas y fuertes.

Salvo casos muy particulares, las suculentas y en especial los cactus tienen un crecimiento lento, con lo cual vamos a poder jugar muy bien con el tipo de maceta y el espacio, ya que dispondremos de mucho tiempo para poder ir cambiando y adaptando la decoración conforme la planta vaya creciendo.

Por qué cactus y suculentas están de moda para decorar

Seguramente te habrás dado cuenta que los cactus y suculentas se han convertido en los últimos años en una de las variedades de plantas favoritas para la decoración, y esto se debe a multitud de razones entre las que destacamos las siguientes:

  • Se trata de plantas que se adaptan sin problemas a temperaturas elevadas.
  • Apenas requieren cuidado o mantenimiento.
  • No requieren de mucha agua.
  • Si olvidas regarlas en un tiempo o incluso te tienes que ir de vacaciones y no la riegas en semanas, cuando vuelvas y las riegas de nuevo se recuperarán muy rápidamente.
  • Su aspecto no varía en función de la estación del año en la que nos encontremos, aportando verde al interior o al exterior de nuestro hogar.
  • Presentan unas formas geométricas fantásticas, con modelos geométricamente simples hasta otros más complejos.
  • Estéticamente son plantas muy bonitas.
  • Hay cactus y suculentas con y sin flores.
  • Los cactus con flores como es el caso del rhipsalis o la echeveria, presentan flores pequeñas que apenas generan residuos.
  • Algunos cactus tienen flores cada varios años, por lo que cuando florecen, se convierte en una experiencia muy agradable.
  • Tienen un crecimiento lento, lo que evita tener que estar trasplantándolos de maceta con frecuencia.
  • La mayoría de cactus y suculentas precisan de poco espacio para sus raíces.
  • Son plantas que se pueden colocar sobre muebles, en el alféizar de la ventana, colgadas y en prácticamente cualquier lugar siempre y cuando tengan las condiciones adecuadas.
  • Existe una marcada tendencia en coleccionar mini cactus, los cuales ocupa muy poco espacio y permiten colocar muchas plantas en la misma ubicación, lo que da mucha vida y alegría.
  • Se pueden utilizar para decorar tanto en el interior como en el exterior.
  • Al igual que ocurre con otras plantas, los cactus y suculentas también nos ayudan a reciclar el aire del entorno, haciéndolo más limpio y puro y retirando los compuestos contaminantes.
  • Hay cactus y suculentas como es el caso del aloe vera que tienen diferentes usos incluso a nivel médico, estético y culinario.
  • Al ser plantas que tienen poca raíz generalmente y un bajo peso, se convierten en el tipo de planta más idónea para colgar.
  • Es bastante frecuente asociar los cactus con los pinchos o púas, pero lo cierto es que hay una variedad inmensa que carece de ellas o las presenta pero son suaves y flexibles, por lo que no hay peligro.

Qué tener en cuenta para elegir las mejores macetas para cactus

Cuando compramos un cactus, es bastante frecuente que lo dejemos en la maceta con la que nos llega, pero lo cierto es que, en la mayor parte de casos, se va a tratar de una maceta sencilla de plástico, es decir, una maceta para cactus temporal.

En este sentido, lo mejor que podemos hacer tanto por estética como por la salud y felicidad de nuestro cactus, es encontrar y elegir una de las mejores macetas para cactus, y para poder encontrarla, os vamos a desvelar algunos trucos que son muy útiles:

  • Tamaño de la maceta: lo primero que debemos analizar es el tamaño de la maceta, y en este sentido, tal y como comentábamos antes, los cactus generalmente van a crecer de manera lenta, lo que significa que no tenemos que pensar en macetas excesivamente grandes de cara al futuro, ya que con una maceta pequeña, que se adapte mejor a las dimensiones actuales del cactus, será suficiente para los próximos años.
  • Dimensiones de la maceta: pasamos ahora a los números, y en este sentido debemos tener en cuenta que las raíces de la mayor parte de cactus van a crecer horizontalmente, por lo que nos interesan más las macetas con un buen diámetro que con un buen fondo, aunque como es normal, ambos datos se deberán adaptar al tamaño del cactus o suculenta. Por norma general, se recomienda que la maceta más pequeña tenga al menos una profundidad de 10 cm y un diámetro de 7 cm, pero si es un mini cactus, incluso podemos optar por macetas más pequeñas, pero pronto deberemos ampliar su espacio para que se pueda desarrollar con libertad.
  • Material: el material es uno de los aspectos más importantes que debemos considerar a la hora de elegir macetas para cactus, y en este sentido tenemos como principales:
    • Plástico: existen diferentes tipos de plástico con los que se fabrican macetas, siendo la mayoría de ellos plásticos blandos que están pensados para un uso inicial y temporal, es decir, cuando la planta se va a trasplantar en breve. También están los plásticos duros, los cuales son económicos, tienen una mayor durabilidad, pero en su contra tienen dos problemas muy importantes que son la mala transpiración y el hecho de que guardan demasiado el calor, lo que puede dañar las raíces, máxime si hablamos de cactus que vamos a tener muchas horas al sol.
    • Madera: son menos frecuentes pero también podemos encontrar macetas para cactus de madera, las cuales son estéticamente muy bonitas pero se van estropeando con el tiempo más rápidamente que otros materiales como el plástico o el barro. Este tipo de material lo solemos recomendar para forrar la maceta principal en el caso de que queramos dar un toque más rústico, pero hay que evitarlo como material principal de la maceta.
    • Barro: el barro es sin duda alguna el mejor material no sólo para los cactus, sino para cualquier tipo de planta, ya que transpira muy bien y permite que las raíces respiren, evita la acumulación de agua y de humedad que son tan peligrosas para los cactus, impide la formación de algunas plagas y la formación de moho, tienen una durabilidad muy elevada, si se deterioran con el tiempo no contaminan como ocurre con los plásticos, mantienen una temperatura equilibrada de la tierra y las raíces y por supuesto también destacan por ser estéticamente mucho más bonitas que las macetas de plástico que son sus principales competidoras. Si bien es cierto que pesan un poco más y su precio es algo más elevado, también lo es que realmente vale la pena teniendo en cuenta que es el tipo de material ideal para plantas felices y con un desarrollo saludable.
  • Drenaje: la acumulación de agua puede llegar a dañar cualquier tipo de planta, pero muy especialmente a los cactus, que se pueden acabar pudriendo con facilidad. Por esa razón, la maceta deberá tener un buen drenaje, y para favorecerlo, colocaremos una fina capa de grava en la parte inferior antes de colocar el cactus.
  • Diseño: y por supuesto, no debemos olvidar el diseño, y es que las macetas, muy especialmente las de barro, se pueden presentar con formas simples como es el caso de la maceta de medio huevo o la habitual maceta de máquina, o con formas muy particulares con bordes dobles y triples, formas onduladas, macetas con forma de orza o incluso diseños fantásticos como la maceta moai.
Recent Posts
Contactar

Déjenos sus dudas y le en breve le contactamos.

¿No se lee correctamente? Cambiar caracteres captcha txt
0
WHATSAPP 642464651